fbpx

VIAJAR EN COCHE CON NIÑOS

Antes de nada os quiero recalcar que lo que os voy a contar en este post es NUESTRA experiencia y que cada familia elige lo mejor para sus peques. ¿Por qué os lo digo? Pues para adelantarme a comentarios que puedan surgir cuando os comparta nuestros tips. Lo que a nosotros nos ha funcionado puede que no ayude a otras familias, o sí, pero hemos tomado estas decisiones pensando siempre en el bienestar de nuestro pequeño Tiago.

Dicho esto, os cuento. Si nos seguís desde el principio por instagram @sincerely.be ya sabréis que nuestros viajes en coche desde el primer día que nació fueron horribles. Tiago lloraba desde el minuto uno hasta el punto de provocarse arcadas y vomitar en varias ocasiones. La mayor parte de los viajes los hago yo sóla con él y con Gossa, porque Manu no siempre nos puede acompañar y a mí, que me encanta conducir, me generaba un estado de ansiedad y nervios que hacía incluso que evitara al máximo cualquier desplazamiento innecesario.

El día anterior a tener que viajar ya no dormía y siempre contaba con que iba a llegar al destino con un dolor de cabeza enorme. Nuestra rutina antes de ir al coche siempre era la misma, me aseguraba que no tenía hambre y le daba el pecho sobre 20 minutos antes y lo cambiaba.

Hasta los 10 meses fue a contra marcha. Pero al terminar el confinamiento y regresar a Pontevedra, decidimos probar a llevarlo a favor de la marcha. Antes de que me digáis nada. Ya sé que es aconsejable llevarlos a contra marcha el máximo tiempo posible, pero como os dije al principio, cada familia tiene sus circunstancias y decide lo mejor para su bebé. Cambiando el sentido mejoró bastante. Nos veía y veía mejor todo lo que le rodeaba. Pero no fue suficiente. Aún había viajes en los que iba muy mal.

En ese momento decidimos trazar una nueva estrategia y era intentar coincidir los desplazamientos con alguna de sus dos siestas. Así que antes de bajar al coche hacíamos lo mismo (teta y cambiarle el pañal) y en el coche como iba cansado solía acabar dormido. Aunque hasta conseguirlo se ponía fatal.

Cuando cambió sus siestas y pasó de 2 a 1 nos marcamos como objetivo el enseñarle a disfrutar del coche e intentar que fuera bien despierto. Así que antes de bajar al garaje, le contábamos que íbamos al coche rojo (nuestro coche es de ese color), a dónde íbamos a ir y a quién íbamos a ver. Y le llevábamos cuentos para que los fuera viendo. En esta etapa también probamos a ponerle alguna canción pero pasaba olímpicamente de ellas.

Sí que me di cuenta que si yo me mantenía más tranquila, él estaba mejor. No somos conscientes muchas veces de todo lo que sienten en función de nuestro estado de ánimo. Cuando lloraba yo mantenía el tono de voz bajito y le iba hablando. Y poco a poco conseguía que se fuera relajando. Y el hacer viajes con más frecuencia también nos ayudó. Peeero… llegaron los cierres perimetrales y con ellos el fin de nuestros desplazamientos. Me temí lo peor al volver a poder ir en coche. Pero no, después de 3 meses ya ve mucho más a través de la ventanilla y se entretiene. Seguimos llevándole cuentos o algún juguete que le guste y también comida. Además, jugamos con él al «veo veo». Y mantenemos la «rutina» de teta, cambio de pañal y contarle a dónde vamos a ir y con quién. ¡Ahora se pone super contento cada vez que le decimos que vamos al coche rojo!.

No sabíamos si íbamos a conseguirlo, os juro que nunca creí que llegaría el día en el que se acabarían los viajes eternos con sufrimiento, pero sí, después de 21 meses lo hemos conseguido! Aunque sé que habrá días mejores y peores, pero por lo menos ahora le gusta su coche.

Ojalá os sirva de ayuda si estáis pasando por una situación similar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web solo usa cookies con tu consentimiento explícito El acceso a este sitio Web puede implicar la utilización de cookies propias y de terceros. Usamos cookies para darte un mejor servicio. Antes de seguir navegando, puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando la política de cookies. En cualquier momento, puedes cambiar el consentimiento tal y como se explica en el apartado "Deshabilitar, rechazar y eliminar cookies” ACEPTAR

Aviso de cookies