fbpx

TARTA DE CHOCOLATE Y QUESO

Una tarta sencilla y deliciosa que no es healthy pero ¡oye! de vez en cuando hay que darse un capricho y disfrutarlo.

¡Madre mía cuando hice la encuesta en mi instagram preguntando si queríais esta receta, no me imaginé tal cantidad de respuestas diciéndome que sí. Y como os prometí, os dejo la receta a continuación.

INGREDIENTES

  • 25 g de azúcar (podéis usar moreno para que sea más “saludable”)
  • 200 g de galleta tipo digestive (yo usé unas de avena)
  • 75 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 180 g de Chocolate Blanco
  • 100 g de Chocolate Negro
  • 170 g de Chocolate con Leche
  • 300 g de queso para untar
  • 600 ml de nata para montar (500 ml para la tarta y 100 ml para la cobertura)
  • 7 hojas de gelatina

PREPARACIÓN

  1. Trituramos las galletas con la mantequilla y repartimos por la base de un molde de 20 cm forrado con papel de horno, apretando bien con las manos o una cuchara para que quede una capa bien compacta. Refrigeramos mínimo 30 minutos.
  2. Colocamos las hojas de gelatina en un bol cubiertas con agua fría para que se hidraten.
  3. Cortamos en trozos pequeños el chocolate blanco y el chocolate con leche por separado y reservamos.
  4. Calentamos en un cazo el azúcar, la nata y el queso a fuego bajo durante 10 minutos, removiendo y sin que llegue a hervir. Añadimos las hojas de gelatina hidratadas que hemos escurrido muy bien y mezclamos hasta que estén completamente disueltas.
  5. Separamos la mezcla en dos partes iguales. En una añadimos el chocolate con leche y en la otra el chocolate blanco. Removemos bien con unas varillas las dos preparaciones para que se fundan bien los chocolates.
  6. Vertemos las dos mezclas de chocolate en la base de galleta irregularmente y pasamos un cuchillo para hacer el efecto mármol.
  7. Reservamos en el frigorífico durante un mínimo de 4 horas para que cuaje (yo siempre la hago la noche anterior para tenerla muchas horas y que asiente bien).
  8. Cobertura: Ponemos los 100 ml de nata a calentar y llevamos a ebullición. Fuera del fuego, añadimos el chocolate negro troceado y mezclamos. Dejamos templar un poco, sacamos la tarta de la nevera y la desmoldamos. La colocamos encima de una rejilla y debajo ponemos una bandeja o papel de horno. Vertemos la cobertura por encima y refrigeramos mínimo dos horas o hasta el momento de consumir (yo la dejo 6 horas).

¡Y a disfrutar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web solo usa cookies con tu consentimiento explícito El acceso a este sitio Web puede implicar la utilización de cookies propias y de terceros. Usamos cookies para darte un mejor servicio. Antes de seguir navegando, puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando la política de cookies. En cualquier momento, puedes cambiar el consentimiento tal y como se explica en el apartado "Deshabilitar, rechazar y eliminar cookies” ACEPTAR

Aviso de cookies