fbpx

PARA TI, ABU

Siempre pegadita a ti ♥

El post de hoy es muy personal. No sabía muy bien en qué “categoría” encajarlo pero al final decidí hacerlo en “Maternidad”, porque ella era mi abuela, pero también hija, madre, hermana.

Hoy soplaríamos 104 velas para celebrar su cumpleaños y necesito dedicarle unas palabras.

Pero también, casualidades de la vida, es el santo de mi mamá, mi otro pilar en la vida. Sin ellas no sería quien soy. A ellas les debo todo. Son sin duda mi ejemplo a seguir en la vida. Mamás, trabajadoras, luchadoras, defensoras de sus principios, independientes y las mejores madre y abuela que podría tener. No son perfectas, pero aunque pudieran haber elegido serlo, no lo habrían aceptado.  

Mi mamá ♥

Querida abu,

Tu mayor ilusión siempre fue tener un@ bizniet@ mío. Recuerdo cada día que entraba por la puerta de tu casa y me mirabas la barriga, la acariciabas y me preguntabas que ¿para cuándo?. Y yo siempre contestaba “Aún es pronto, abu”. ¡Qué equivocada estaba!.

Te fuiste de nuestro lado el 17 de septiembre de 2014 y una semana después mi cuerpo comenzó a darme señales de que algo no iba bien. Los médicos lo asociaban con el dolor por tu pérdida y no les quito la razón. Perderte ha sido lo más duro que he vivido en mis casi 32 años de vida. Nuestra unión era única, intensa, especial. Pero, además de ese dolor había algo más.

Tú, desde el cielo, te convertiste en mi ángel de la guarda. Ahí comenzó mi lucha contra la infertilidad, sabiendo que tú me ibas a mandar toda la fuerza para no rendirme nunca, porque rendirse no entraba dentro de tu vida y tampoco lo iba a hacer dentro de la mía. Cada uno de nuestros avances en el camino te lo contaba, cada vez que mis fuerzas flaqueaban te pedía que no me dejaras caer.

Ese 19 de noviembre de 2018 sé que lloramos juntas de alegría.

Y llegó el día. El 9 de julio de 2019 rompí aguas y en la primera persona que pensé fue en ti. Cogí nuestra foto, la cadena que regalaste a mamá y ella a mí y te dije que estaba más que preparada para disfrutar de mi parto. En aquella habitación de La Rosaleda estaba Manu acompañándome y apoyándome, pero también estabas tú. ¡Cuánto te hablé durante la dilatación! Antes de bajar al paritorio, besé nuestra foto y te dije en bajito, “tu biznieto ya está aqui abu y vas a ser la primera en saber su nombre, Tiago”. Estaba muy conectada conmigo misma, pero también contigo.

Muchas veces sueño que te abrazo y es tan real. Siento tu piel suave, como la de Tiago, y entonces se que nada va a ir mal, porque tú nos cuidas y proteges desde el cielo.

Muchas felicidades abu

Muchas felicidades mamá

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web solo usa cookies con tu consentimiento explícito El acceso a este sitio Web puede implicar la utilización de cookies propias y de terceros. Usamos cookies para darte un mejor servicio. Antes de seguir navegando, puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando la política de cookies. En cualquier momento, puedes cambiar el consentimiento tal y como se explica en el apartado "Deshabilitar, rechazar y eliminar cookies” ACEPTAR

Aviso de cookies